SICAVs. Funcionamiento y dudas

¿Qué es una SICAV? Las Sociedades de Inversión de Capital Variable son una modalidad de institución de inversión colectiva constituida en forma de sociedad anónima. Tiene como objeto social la gestión de su propio patrimonio formado por las aportaciones de los inversores.

¿Cuáles son sus requisitos legales?

  • Su capital mínimo debe ser de 2,4 millones de euros.
  • Debe contar con un mínimo de 100 accionistas.
  • Están supervisadas por la CNMV, y pasan una auditoría cada año.
  • Se gestionan a través de dos órganos: 1) el Consejo de Administración, que dirige y controla la estrategia de la sociedad, y 2) la Sociedad Gestora de IICs, responsable de la administración y gestión de las inversiones.

¿Quién puede ser accionista de una SICAV? Cualquier persona. La compra y venta se puede realizar desde cualquier entidad financiera. Como acción cotizada que es (cotiza en el Mercado Alternativo Bursátil), solo se necesita contar con una cuenta de valores. Para salvaguardar su carácter de Institución de Inversión Colectiva, las SICAVs están obligadas a dar siempre contrapartida.

¿Qué importe mínimo de inversión tiene? No existe un importe mínimo para comprar acciones de una SICAV. Un pequeño ahorrador puede adquirir una sola acción de cualquiera de las más de 3.000 SICAVscotizadas en España.

¿Todos lo accionistas tienen la misma rentabilidad? Sí. Todo inversor es accionista de la sociedad y el rendimiento de su inversión se establece en función del resultado del conjunto de la inversión de la SICAV.

¿Cómo tributa la SICAV?

  • La SICAV tiene las mismas ventajas fiscales que los fondos de inversión, ya que gozan del régimen de instituciones de inversión colectiva. Tributa a un tipo reducido (1% en el Impuesto de Sociedades), pues sus ganancias ya han tributado en la entidad participada.
  • Posteriormente, cuando el accionista decida vender los títulos de la SICAV o percibe dividendos que la SICAV distribuya, tributarán al tipo general de las rentas del ahorro (21% para los primeros 6.000 euros, al 25% entre 6.001- 24.000 euros y al 27% si >24.001 euros).

¿Qué diferencia a una SICAV de un Fondo de Inversión? Son dos vehículos muy parecidos, tanto en su tratamiento fiscal como en su operativa. Pero hay algunas diferencias:

  • Una SICAV es una sociedad y, por tanto, no tiene partícipes (como los fondos), sino accionistas, que deciden qué hacer con el dinero. Los accionistas de una SICAV son dueños de las decisiones que se toman (en un fondo, los partícipes delegan en la gestora)
  • La SICAV necesita tener más de 500 accionistas para que no tributen los traspasos (medida dirigida a incentivar que sean realmente IICs, y no sociedades de grandes fortunas).

¿Cuáles son sus principales ventajas?

  • Fiscales: El pago de impuestos se diferirá hasta que el accionista decida retirar su inversión. Esto es, se reinvierte el 99% de las ganancias de la sociedad (lo que queda después de pagar el 1%). El accionista de la SICAV sólo tributará cuando retire su dinero.
  • Financieras: diversificación (geográfica, por tipo de activo), cobertura (uso de derivados)
  • Ventajas operativas. El accionista de la SICAV se evita numerosos problemas operativos propios de la negociación directa de los activos. Se obtienen mejores comisiones y condiciones de acceso a los mercados a través de la SICAV frente a la inversión individual